Go to Top

Aquí te espero

Natalia lo tenía claro: a él le habría gustado así.

Después de todo, después de tanto, su funeral tenía que ser un canto a la vida, a la magia y al amor. Nada de penas ni de dobleces. Nada de arrugas ni de reproches ni de quejas ni de superficialidad. Jano vivió intensamente, fuertemente, y ahora nos tocaba a todos estar a la altura.

Y así fue. Gracias principalmente a Natalia, la mujer inquebrantable, la madre consciente y esposa enamorada, o viceversa, y también gracias al mejor y más entrañable grupo de amigos que ha existido en toda la historia del mundo mundial, las más de mil personas que nos reunimos el domingo en la iglesia de la Plaza Bonanova pudimos asistir a otro de los grandes guiños del destino: en aquella despedida injusta, tan temprana, no hubo sitio para nada que no fuera celebración.

Jano veía siempre lo mejor de cada uno y lograba que a su lado todo el mundo se sintiera especial. Por eso, aunque fuimos muchísimos los que lo acompañamos el día seis de noviembre, hubo también muchos otros a los que les dolió no poder estar. A él no le habría gustado. Él se habría preocupado por que ellos se sintieran tranquilos y en paz. Él habría querido que todos estuviéramos bien…

Este breve resumen de lo que pasó en la iglesia está pensado para los que no pudieron acercarse hasta allí en persona. El resto tendremos, además, el recuerdo, el silencio, el latido y la emoción. Te queremos, Jano. Siempre.

_______________________________________________________

Estrella

EL CUENTO DE NATALIA

En el cielo, dos angelitos miraban atentamente hacia la Tierra. Un aprendiz de angelito que pasaba por allí se acercó a ellos y les preguntó, curioso:

–Lorena, Javi, ¿qué estáis mirando?

–Estamos esperando la señal –dijo Lorena.

–¿Qué señal?

–Cuando alguien en la Tierra se muere, nos manda una señal para que bajemos a buscarlo.

–¿Se muere? ¿Qué es “se muere”?

Los angelitos se miraron y le invitaron a que se sentara en la estrella, junto a ellos.

–Mira –le dijo Javi, señalando la Tierra–. Ahí está Jano, con su mujer Natalia y sus hijos, Nora, Yago y Lara. Jano se puso pochito un día y su cuerpo empezó a estropearse. En la Tierra, el cuerpo es como el coche del alma, y, como un coche, cuando se estropea y nadie puede arreglarlo hay que bajarse, porque si no, te quedarías parado en medio del camino, sin poder ir a ningún sitio.

Lorena prosiguió:

–El cuerpo de Jano ya ha dejado de funcionar, así que su alma tiene que bajarse y dejarlo para poder seguir avanzando.

–¡Pero eso es muy triste! –dijo el aprendiz con los ojos llenos de lágrimas.

Los angelitos le cogieron de las manos y siguieron con su explicación.

–Las cosas tristes muchas veces hacen que valores las buenas, ¿sabes? Cuando una parte del cuerpo de papá Jano se estropeaba, Nora, Yago, Lara y mamá Natalia se unían para conseguir que él pudiera seguir adelante. Y cada vez que eso sucedía, sus corazones iban creciendo, iban haciéndose inmensos. Esta familia se quiere infinito, y esto que les ha pasado ha hecho que se quieran aún más.

–Entonces… ¿hoy vais a bajar a buscar el alma de Jano? –siguió preguntando el angelito.

–Sí. Hoy vamos a bajar a buscar a Jano, para traerlo aquí con nosotros. Tenemos que esperar a que Nora, Yago y Lara enciendan la luz de sus velas. Entonces, el alma de papá Jano se convertirá en estrella.

–Pero entonces… ¿ya nunca más podrán verlo y estar con él? –insistió el aprendiz.

Lorena y Javi sonrieron y le respondieron:

–Cuando Jano sea una estrella, ya no necesitarán verlo.  Durante el día lo llevarán en su corazón, y por la noche, él brillará para ellos.

__________________________________________________________________________________________

Estrella

HOMILÍA – Despedida Jano Galán – 6.XI.2016

La fina línea de lo que se vive entre la vida y la muerte hace tambalear convicciones, creencias. Y eso no siempre es malo. Aquellos que hemos acompañado a Jano en este largo proceso de enfermedad se nos ha revuelto muchas veces el estómago de queja ante un “por qué” que no tenía respuesta. Y de hecho sigue sin tenerla…

Pero no os dirijo estas palabras para explicar lo no explicable, sino para compartir, de la forma más sencilla que sepa, dónde he encontrado a Dios en todo esto.

  • bienaventuranzas:
    • propuse este texto, en primer lugar, porque alguna de ellas puede deciros algo y responder a vuestro momento vital
    • pero la primera bienaventuranza me habla de lo que ha vivido Jano. Puedo decir, sin riesgo de exagerar, que Jano ha vivido la serenidad del empobrecimiento. Ha tenido que aceptar… y eso ha sido duro. Pero era necesario liberarse se sus esquemas, de las expectativas que había generado su personaje (que a veces no correspondía con las de su persona)… y ha visto en la escucha del sufrimiento de los otros (Natalia y los niños) el norte en la tormenta. Y esto le acercaba a Dios (vivido de la manera que podía… pero cada vez con mayor conciencia).
    • y las bienaventuranzas marcan la lógica de Dios que muchas veces no es la lógica del mundo. Pero la ELA no es lógica… perdonad pero… es una putada. Y hemos ido adentrándonos en el misterio de las cosas del corazón… en el misterio de las cosas de Dios. Porque, reconozcámoslo: la ELA ha hecho emerger a un Jano que nos ha sorprendido a todos. Esto deja un sabor agridulce, es verdad…

Os decía pues, que hay cosas que me han hablado de Dios este tiempo

  • me hablan del dolor que siente Dios; el dolor de Teresa (al lado toda la tarde de ayer recibiendo a la gente) y José Luis (intentando aguantar el tipo…y aguantarse de pie pese al dolor físico).
  • me hablan de la sencillez de Dios vosotros, Nora, Yago y Lara, que con vuestra sola presencia habéis sido capaces de desencadenar un proceso interior tan fuerte a vuestro papá.
  • me habla de la comunidad de amor, que es Dios, en vosotros, sus amigos, por la melé, por las palabras y gestos de estas últimas 72 horas de “comunidad-democracia-radical-comuna-campamento” que instalasteis en casa de Jano y Natalia…
  • me habla del acompañamiento discreto, incondicional y tierno de David para con Bea en todo momento…

Pero hay dos gestos que me han hablado mucho de Dios: las lágrimas de Dios las vi en vuestros ojos, Bea y Natalia. Pero también vi, Bea, la radiante paz y alegría que ayer desprendías, sin menoscabar el dolor que sentías. Y tu testimonio, Natalia. No sé cómo decirlo mejor… he visto el AMOR en mayúsculas, entero, recio, pero resquebrajado a momentos. Ese también es Dios.

Jano nos pidió de muchas maneras que “nos dejásemos de chorradas”. Es decir… que toca vivir. Que vivir valga la pena. “Señor, te damos gracias por nuestra vida y te pedimos que sanes el dolor de la pérdida de Jano para transformarla en ganas de vivir”.

_______________________________________________

Estrella

PETICIONES

BERTA GARCIA: Por Natalia, Nora, Yago y Lara. Por que sigan queriéndose siempre tanto y nunca dejen de pintarse la cara color esperanza y tentar al futuro con el corazón. Roguemos al Señor.

XANA GARCIA: Que todos juntos aprendan a sentir la magia de esa nueva estrella, tan brillante, que a partir de ahora nos acompañará en el cielo. Roguemos al Señor.

PABLO NEGRE: Por todos los que nos han precedido en esta aventura que es la vida y ahora ya nos han dejado. Que su ejemplo se una al de Jano y sepamos honrar su recuerdo con nuestros actos. Roguemos al Señor.

MARC COSTAFREDA: También por los enfermos, por los que sufren, y por todos aquellos que no tienen la suerte de vivir tan acompañados como Jano. Que el Señor les de fuerza para seguir adelante y entereza para afrontar las dificultades. Roguemos al Señor.

JUAN PUIGDENGOLES: Por la familia. Por que ella es la semilla de la que nacemos, la raíz que nos sostiene y el tronco que nos eleva hacia el cielo. Roguemos al Señor.

JUAN BUSQUETS: Y por los amigos. Como bien sabía Jano, ellos dan sentido al paisaje y hacen que la vida sea mejor. Que sigamos siempre valorando el regalo de la amistad y que no dejemos de hacer fantásticas melés. Roguemos al Señor.

PAU MARGARIT: Por el amor y el humor. Que ambos sean siempre el motor de nuestras vidas y nos ayuden a vivir con los ojos abiertos. Que no desaprovechemos la oportunidad de reírnos mucho y de decir “te quiero”. Roguemos al Señor.

MARC PROSPER: Y por que no nos conformemos con ver las cosas como son, sino que sepamos ver siempre lo grandes que puedes llegar a ser. Como dice Jano, “con esfuerzo, voluntad, ayuda y amor, lo lograremos”. Roguemos al Señor.

UGO VALENTI: Por la vida. Si algo hemos aprendido últimamente es que debemos aprovechar cada minuto y convertir cada segundo en algo extraordinario. La vida es un regalo que debemos agradecer. Roguemos al Señor.

ALEX ALDEA: Que ese agradecimiento sirva para mirarnos a los ojos y darnos cuenta de que… la vida tiene sentido. Tiene sentido vivir. Roguemos al Señor.

_______________________________________________

Estrella

ESCRITO EDU SARRÓ

Amic meu, aquestes són possiblement les paraules més difícils que m’ha tocat mai escriure. Lamentablement, fa massa poc acomiadàvem el nostre amic Javi, però aquell cop tu estaves al meu costat per ajudar-me. De totes maneres, no he pujat aquí per acomiadar-me de tu ni per recordar a la teva gent com ets d’extraordinari, perquè si algú ha tingut la immensa sort de compartir ni tan sols uns instants amb tu, ja ho sabrà. Tampoc cal insistir en el gran buit que deixes, ni en per què sentim tots que ens han arrancat un trosset del nostre cor, perque els que t’hem estimat ja ho sabem de sobres. Tampoc pretenc desvetllar cap misteri sobre aquesta cosa estranya que és la vida, perquè per això ja estàs tu. Jo només puc parlar del que és sentir-se amic teu.

Sentir-se amic del Jano és guardar un trosset seu de manera que, quan ens ajuntem molts dels seus amics, baixi una estona del cel per estar amb nosaltres. És sentir-te com si t’haguessin tocat amb una vareta màgica i poguessis caminar sense tocar el terra… i vol dir entendre que el realment extraordinari del Jano va ser seguir sent el Jano malgrat la ELA.

Els teus amics ens sentim molt i molt orgullosos de ser-ho, i som conscients de l’increïble que ha sigut cada petit instant que hem compartit amb tu; d’haver pogut seure al teu costat i parlar, i riure, i plorar o tot a la vegada… i t’agraïm profundament que de tant en tant ens fessis una forta sacsejada per fer-nos obrir els ulls i valorar la vida que ens ha tocat. Els teus amics hem entès  de veritat què vol dir la paraula amistat, una amistat sense objeccions ni limitacions ni esperant res a canvi, per que així ens ho has ensenyat.

Quan ets amic del Jano pots rememorar “lo canalla i sinvergüensa” que sempre has sigut, amb carinyo però sense nostàlgia, i et pots posar trist, però nomes una estona. A més, et permet dir-li a la Bea germana, perquè, com tu sempre ens has dit, passes a ser un germà d’elecció, i tens dret a una mitja de 30 abraçades diàries per part d’ella. Els amics del Jano compartim els moments difícils i hem viscut aquesta etapa final com tu sempre has volgut viure tota la teva vida: junts, envoltats dels teus amics, a l’estil de la família Galán-Yepes, fent-nos sentir sempre que casa vostra és casa nostra i que tots som una gran família. Ser amic teu es poder gaudir dels teus meravellosos fills o d’una de les dones mes increïbles que he conegut mai, i estimar-los i cuidar-los com tu sempre ho has fet.

Quan ets amic del Jano ho ets per sempre, tant si estàs aquí com si t’has convertit en una estrella allà a dalt al cel i estàs de juerga amb el Javi i la Lorena. És voler ser tan extraordinari com tu ho has sigut; és voler viure la vida amb l’alegria, passió i amor que sempre ens has transmès.

En fi, ser amic teu és de les millors cosses que m’han passat a la vida!!!


ESCRITO CRISTIAN CATALÁN

Jano y yo nos llamábamos Loq’s y Bola de manera indistinta. Es decir, había días en los que él era el Loq’s y yo el Bola, y otros días que era al revés. Procurábamos que no hubiese días en los que fuésemos el mismo, porque entonces el tema resultaba bastante bizarro.

“Se me ha hecho tan cortito el camino, Loqs. Me quedan tantas cosas por hacer…” Esto es lo que me dijo hace una semana, y no dejo de darle vueltas.

La diferencia entre Jano y el resto es que a él le dijeron CÓMO y CUÁNDO. Para ser más sinceros, uno de los peores CÓMOS y uno de los peores CUÁNDOS. Haced que vuestro camino sea lo más intenso posible, para que nunca tengáis la sensación de que se os ha quedado cortito.

Ayer, el de la tienda de debajo de casa me dio su más sentido pésame. Y yo se lo di a él. Porque no conoció al Loq’s. Jano llevaba igual un traje de Armani que una enfermedad irreversible: con mucha y mucha clase. Los designios del destino lo apellidaron Galán, y él elevó esa palabra a una categoría que todavía aún no somos conscientes. Galán de día y Galán de noche. Galán las 24 horas. De modales exquisitos, sonrisa pícara y ceja arqueada, Jano era capaz de ir a un baile en Buckingham Palace y que al príncipe Guillermo no le dejaran entrar por falta de etiqueta.

Conozco a gente que es muy suya. Jano no. Jano era muy de los demás. Se desvivía por y para sus amigos. Y nunca, nunca, conocí a nadie que le cayera mal: ni el que le pinchó las ruedas de la bici cuando era pequeño, ni el que le robó una canica, ni el que le soltó un spoiler en la última de Torrente… Nadie. Siempre era el motor que impulsaba y proponía planes de grupo. Una piedra angular que nos ha mantenido unidos en los buenos momentos, pero sobre todo durante esta última etapa. El Loq’s tenía muchos equipos de amigos. Equipos generalmente numerosos. Aunque su mejor equipo, y todos lo sabemos, has sido tú, Natalia. Y junto a vosotros, Nora, Yago y Lara.

34 años juntos. Desde los 6 que iniciamos nuestras aventuras por los pasillos del cole. De padres separados a temprana edad, enseguida hicimos migas, y ya desde entonces a veces hemos sido muy-muy amigos, y otras veces, sólo MUY amigos. Siempre nos hemos hablado con total franqueza y sinceridad, y por eso nunca nos llegamos a enfadar. Últimamente me has hecho llorar tanto, Loq’s… Pero supongo que es el peaje que se ha de pagar por haberme hecho reír muchas veces más. Y como dijiste el último domingo que coincidimos unos cuantos en tu casa: “Qué bueno es reírnos juntos”.

Tesón, valentía, coraje, lucha, optimismo… intentemos que lo que Jano ha hecho estos últimos casi cinco años no sea en balde. Que se propague como la pólvora. Pido que Jano sea el ejemplo de muchos otros más. Y al menos yo, cuando me encuentre ante la adversidad en la vida, para entenderla y afrontarla, me pondré un ejemplo. Por ejemplo: Jano.

Bien, ahora para acabar, os pido que hagamos un ejercicio. Cerremos los ojos e imaginemos que Jano está jugando a pade, allí donde esté. Y que acaba de hacer un punto espectacular…

Eso se merece un aplauso, ¿no?

¡QUE NOS OIGA!


ESCRITO ESTEBAN PINOTTI

El lenguaje es demasiado pobre como para poder ordenar letras en palabras que se acerquen a describir lo que todos hoy estamos viviendo.

Amigo del alma:

Tal como tú querías, aquí estamos todos juntos, unidos por ti, no para despedirte, sino para celebrar la vida. Nos enseñaste que todo final es un nuevo comienzo. Que el ciclo vital es indefinido y eterno.

Sigue latiendo en cada uno de nosotros tu palabra, tu voz de aliento, tu entusiasmo, tu fuerza.

Desde tu mirada del mundo, la vida es y será una fiesta.

Pionero y valiente, te animaste a cruzar el horizonte antes, en busca de esa nueva aventura de la que todos seremos parte.

Habitarás siempre en nosotros. Compartiendo travesuras. Jugando como niños y riéndonos en aquellos patios del recuerdo.

Llevaremos grabado en nuestra piel cada instante compartido.

Esto ya te hace de alguna forma eterno.

Pequeñas grandes cosas que te hacen único.

Aquellos momentos cotidianos que hoy son un tesoro de nuestra memoria:

Tu sonrisa abierta, tu mirada cómplice, tus ganas de seguirte expandiendo.

Haber persistido en la aproximación de la dicha y en la intimidad de la tristeza.

Haber luchado siempre, sin rendirte, hasta sentir agotar tus fuerzas.

Haber mirado el mar juntos.

Compartir horas de padel, de squash, de risas, de silencios.

Soñar juntos un mundo distinto, más consciente, más completo.

Esas eternas charlas, en las tardes compartidas, buscando algún sentido a la vida.

Y tantas otras formas que guardaré conmigo en la intimidad de mi memoria.

Este listado errático de cosas, sin nombrarte, te nombran.

¿Acaso no es de esto de lo que se trata la amistad?

Todo sentir se aquieta en el recuerdo de tus ojos de cielo.

Eres alma que se dispersa hoy en otras almas.

Anoche, abrumado por tu partida, le pedí a Morfeo encontrarte en mi sueño.

Necesitaba un último encuentro, una última charla; que me regalaras un último secreto.

Te presentaste fuerte, vital y joven, como lo serás siempre.

Escuché tu voz, sentí tus palabras y es por eso que me animo a repetirlas hoy, aquí, en voz alta.

Con tu caminar balanceado y firme, dejaste la paleta de padel a un costado, te secaste el sudor de la frente y pusiste tu mano en mi hombro.

Me miraste fijo a los ojos y con voz suave me dijiste (a mi, a ti, a todos):

“A partir de hoy estaré contigo.

Custodiándote entre sombras.

Habitando en cada lágrima, en cada risa, en cada abrazo.

Errando pausado entre tus memorias.

Peregrinando entre tus nuevas ideas y los viejos anhelos.

Hamacándome como niño en tus sonrisas.

Llenando del aire de mar tus pulmones.

Pintando de cielo tus colores.

Seré canción para existir en tu boca.

Seré vapor entre tus respiros.

Seré puente de retorno a tu niñez.

Seré tu perdón y tu gratitud.

Seré también llanto, océano y destierro.

Seré tus ojos cada vez que mires al cielo.

Seré destello, estrella, lago, mar y cualquier reflejo.

Muriendo y naciendo en cada suspiro, en cada sueño.

Seré ola, piedra, mar, océano y universo.

Seré Nora, Yago y Lara, y sus hijos, mis nietos y bisnietos.

Seré tu estrella preferida, la que brillará de noche y de día.

Seré siempre tu padre, tu marido, tu hermano, tu hijo, tu amigo,

Seré simplemente Jano,  tu recuerdo más querido.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *