Go to Top

Gato acorralado

 

“Gato acorralado”

Diciembre de 2013

 Desde octubre hasta hoy, muchas son las veces que he empezado a escribir una nueva reflexión. Seguramente más de una al día. Pero no he sido capaz de continuarlas. Estaban ocurriendo demasiadas cosas bonitas fuera como para confrontarlas con las de dentro. Eventos, encuentros, cenas, amigos… Todo se me aproximaba de una manera tan generosa, tan amable, tan benévola y agradable… que no quería pararme a mirar hacia dentro.

Pero no tenía ningún sentido dejar de hacerlo, simplemente por el hecho de sospechar que podía doler. Era como estar haciéndome trampas a mí mismo.

Desde que empezó todo este proceso (por llamarlo de algún modo) hemos ido superando muchos momentos y etapas. Tanto mentales como físicas. Recuerdo cuando entendí qué enfermedad me amenaza: me dediqué a llorar, a llorar hasta vaciarme, hasta agotar la experiencia que me planteaba la vida; como hacen los niños pequeños cuando no tienen lo que quieren. Lloran y patalean hasta que no pueden más. Entonces, como por arte de magia, se les acaban las lágrimas y pasan a otra cosa. Como si se olvidaran. En mi caso duró todo un fin de semana.

También recuerdo los meses de preocupación tras la pregunta de mi Dra. en una visita de control:    -“¿Te has caído alguna vez?”. La respuesta fue un simple:   -“No”. Pero intuí de esa pregunta que me estaba diciendo también que algún día me iba a caer… A día de hoy me he caído tres veces. La primera, la que me tuvo en vilo ocho largos meses, fue en una boda en el Hotel Hilton de Madrid, ya puestos qué menos que caer en un sitio con glamour. Fue en el hall principal. Me esparcí por el suelo de camino al baño tras tropezar con una alfombra, persa espero… Varios amigos me ayudaron a levantar y tras ver que todo estaba más o menos en su sitio pensé: “Mira que llegas a ser tonto chaval, ¿tanto sufrimiento acumulado por esto?; no pienso adelantarme nunca más a una posible situación…”.
En las dos siguientes caídas me preocupé más por el mobiliario contra el que fui a parar que por mí mismo.

Pero a pesar de estas experiencias, y de muchas otras que he vivido en este último año y medio, no ha sido hasta ahora que, por primera vez, me he sentido enfermo. Si me paro a pensarlo me sorprende hasta a mí. Hasta hace pocas semanas diría que he ido trampeando y esquivando. Siempre decía que tenía una enfermedad, jamás que estaba enfermo.

 

Por primera vez he estado cerca de lograr uno de esos sueños que nos acompañan toda la vida. Me atrevería a decir que casi casi lo he tocado, pero justo ahora, cuando más lo necesitaba, no he conseguido que mi cuerpo me siguiera.

Cuando persigues un objetivo, una ilusión, un sueño… Cuando deseas algo que no tienes, cuando buscas algo que no encuentras, cuando quieres algo que no te dan, es, sin duda, porque hasta ese momento no has sabido qué hacer, quién ser o cómo estar para lograrlo. No busquemos causas ajenas ni culpables, esto nos corta de raíz la posibilidad del logro, del éxito, del crecimiento. Nos deja a merced de la suerte, del azar.

Seguramente, como parte del camino que debemos transitar para alcanzar esos sueños que son más grandes que nosotros, sentiremos, en muchas ocasiones, miedo ante lo desconocido, deberemos gestionar la incertidumbre, soltar el control, aprender a desaprender… Es muy difícil caminar en la penumbra…

En estos últimos meses, durante el día he vibrado, he reído, he disfrutado, posiblemente más que nunca; durante la noche, en cambio, con la luz apagada, todo estaba más oscuro de lo que era capaz siquiera de imaginar. Pero, como suele decirse, para que haya luz debe haber oscuridad, ¿no? Así pues no tenía sentido seguir resistiéndome a mis sombras.

Hoy, al fin, me atrevo a decir, sin que me tiemble mucho la voz, que no sólo tengo una enfermedad, sino que estoy enfermo. Duele. Escuece. Quema. Pero era necesario para seguir adelante.

Culpar a mi cuerpo de alejarme de mi sueño no es más que otra banal excusa. No tengo ni idea de cómo lo haré, pero sé que estoy despierto. Y al igual que el gato que salta cuando se siente rodeado, yo noto que la enfermedad me está acorralando, pero me he dado cuenta de que gracias a eso voy a poder saltar.

No sé hacia dónde y no sé cuándo, pero sé que será un gran salto.

 

21 Responses to "Gato acorralado"

  • Charo San Román
    26 abril, 2014 - 09:54 Reply

    Amigo:

    Supongo que conoces de sobra el origen de tu enfermedad, pero te apunto posibles explicaciones a tu problema, y posibles modos de paliarlo antes de que sea demasiado tarde

    Desconozco si te han realizado pruebas TOXICOLÓGICAS,

    Te sugiero que indagues sobre tu posible y más que probable INTOXICACIÓN CRÓNICA POR METALES PESADOS, potentÍsimos NEUROTÓXICOS, algunos, como el MERCURIO, sorprendentemente, de uso sanitario en España, (empastes dentales y vacunas) no así en otros países civilizados… y que acaban dañando el material genético que hereda la prole

    MERCURIO, PLOMO, ARSÉNICO, ALUMINIO… … y una larga lista más

    Por si desconoces la TOXICIDAD EL MERCURIO, te anoto links que pueden orientarte

    Sé perfectamente de lo que hablo… conozco los síntomas que tú sientes… en mi caso, además, había que añadir desorientación… insomnio durante décadas que superaba el efecto de las innumerables dosis de psicofármacos… no quiero recordarlo… aunque en tu caso se afecten fundamentalmente las funciones motoras, el origen podría ser el mismo

    Hace ahora cuatro años pedía, a dios, o quien fuera, que pusiera fina mi agonía, pues al retirarme una amalgama SIN PROTECCIÓN se me produjo una REINTOXICACIÓN QUE ABRASABA LITERALMENTE TODO MI ORGANISMO

    Hoy no sólo puedo contarlo, sino que he mejorado considerablemente mi calidad de vida, aunque me queden como secuelas una HIPERSENSIBILIDAD QUÍMICA Y ELECTROMAGNÉTICA que espero mejorar a medida que mi organismo se libera de los potentísimos NEUROTÓXICOS con los que he convivido durante décadas, principalmente el MERCURIO que me pusieron en forma de amalgamas dentales en 1975 y siguientes… amalgamas que se han ido destruyendo y destruyendo a su vez todas los molares y premolares de mi maxilar inferior, que me fui tragando lentamente

    Y la que no me había tragado y me retiraron mucho antes de que se descompusiera y me la tragara… prefiero no recordarlo… ahora me dedico a divulgar toso lo que puedo, pues somos millones de personas las que sufrimos las consecuencias de convivr-malvivir con tóxicos ambientales que destruyen nuestro SNC, y a partir de ahí, cualquier enfermedad es posible

    No tengo el menor afán de protagonismo, ni cobro comisión por decir QUE SÍ EXISTEN PROFESIONALES QUE PUEDEN AYUDARNOS A MEJORAR ANTES DE QUE SEA TARDE, simplemente, pongo mi experiencia, el haber superado una situación terriblemente dolorosa, a disposición de quienes sufren igual calvario

    http://toxcenter.org/

    http://mercuriados.org/es/pag107

    http://www.casadellibro.com/libro-mercurio-en-la-boca/9788497778442/1984142

    https://docs.google.com/file/d/0BwmOahT1eAX1NWQzZ0Y0c3lvSE0/edit

    http://iniciativadebate.org/2014/04/21/el-10-de-mayo-2014-tenemos-una-cita-en-madrid-los-enfermos-de-sensibilizacion-central/

    http://iniciativadebate.org/2014/02/07/el-holocausto-sumergido-contra-los-enfermos-invisibles/

    En iniciativa debate informo al respecto de este grave problema cada vez que se me presenta la ocasión y si no, me la invento,

    Saludos, MUCHA SALUD, y no te rindas, aunque la sanidad pública nos tenga ABSOLUTAMENTE ABANDONADOS, fuera de ella existen profesionales serios y rigurosos que aplican un vasto conocimiento científico que NO SE ESTUDIOA EN LAS FACULTADES DE MEDICINA ESPAÑOLAS

    • Desi
      9 marzo, 2016 - 19:37 Reply

      La fuerza para vivir esta dentro de ti.De hoy en adelante pensare en ti, todos los días dedicare unos minutos a mandarte una parte de mi energía ( se que puede sonar…..pero si deseas algo con mucha fuerza ese algo al final termina sucediendo, en este caso solo espero que puedas llegar a realizar todo aquello que deseas.
      Animo.Tu puedes

  • Clara
    25 abril, 2014 - 22:05 Reply

    No dejes de luchar, muchos ánimos, abrazos y cariño a ti y a toda tu familia.
    Besos

  • Dámaris
    16 abril, 2014 - 00:57 Reply

    Hola Jano, me llamo Damaris y la ELA apareció en nuestra vida, en mi marido Fran cuando teníamos 28 y 31 años. Nuestra hija Claudia tenia 5 meses y nos dieron un año de vida dada la juventud de Fran.
    Hoy 18 años después estamos en el primer año de universidad de nuestra hija, es nuestro motor, hemos viajado con ella, y nos ha dado alas con sus vivencias aun permaneciendo en nuestra casa mientras ella se iba lejos. Todo un año en USA con una beca fue un gran refuerzo emocional para los tres. Pero lo conseguimos!!!! Como también conseguimos arrancarle con su mayoría de edad las mejores dos palabras que un padre puede escuchar…SOY FELIZ!!! Te dire que Fran es responsable de esta felicidad, el camino ha sido duro hasta aquí, no puedo ocultarlo, pero si que ha valido la pena todos y cada uno de los momentos que hemos pasado juntos los tres, ya fuera con lagrimas o preocupación o con alegrías, fiestas y risas que han sido muchas. No se en que momento conseguimos “doblegar” a la ELA, no se en que momentos el miedo le cedió el paso al valor y a la fortaleza, se que un buen dia, cruzándonos con un compañero muy vital nos dimos cuentas que se puede TODO si uno cree que PUEDE…y en esa máxima hemos apretado puños bien fuerte, nos hemos blindado con un buen entorno y hemos pedido ayuda y apoyo a los que nos rodean…y aquí nos tienes…FELICES!!! Conscientes de que cada dia es un regalo, para nosotros “vivir tiene sentido…porque tiene sentido vivir”!!!!! Un abrazo INMENSO a los cinco 🙂

  • Adela
    18 febrero, 2014 - 21:48 Reply

    Todo mi ánimo. Un besazo a ti y tu familia.

  • Cristina
    11 febrero, 2014 - 22:35 Reply

    Hace tiempo una gran amiga me dijo que lo importante es el camino… el viaje… Lo realmente importante es conseguir vivir como uno desea… Yo creo que tu lo estás haciendo… Así que “Enhorabuena”… Son pocos los que lo consiguen… y es ejemplar que muchas veces quien más difícil parece tenerlo lo consiga… Da mucho que pensar… Gracias Jano.

  • Gemma
    29 enero, 2014 - 19:21 Reply

    Hola Jano, jo vaig conèixer sobre la teva enfermetat per la teva germana Bea, he tingut les tevs nebodes Berta i Jana juntament amb ella en els meus cursos d’activitat aquàtica per a Bebès I vaig tenir la gran sort de comptar amb la traducció del meu llibre per part de la Bea, una excelent persona i mare. el dia que em va explicar sobre el que li passava al seu germà ,no l’oblidaré mai estava totalment enrrabiada, trista desmoralitzada i amb els ulls negats per les llagrimes. Hem perdut molt el contacte amb la Bea , malgrat quan ens veiem, ens abraçem i és com si ens veiéssim cada dia, però vaig deixar de saber de tu i de la teva maleida enfermetat fins que he vist en el facebook de la Bea i he començat a lleguir sobre tu i sobre ELA.
    Et seguiré i faré que més gent et segueixi, que aquest cercle que heu iniciat es faci cada dia més gran i que amb el nostra petit recolzament puguis sentir-te acompanyat més del que ja ho estàs.
    Intentaré explicar a tothom el qué estàs fent i lo valent que ets. Gràcires per el teu testimoni. és molt valuós.

  • Juan Marí
    28 enero, 2014 - 11:38 Reply

    Jano
    allí donde estés exiliado tienen mucha suerte de tenerte

    Vuelve pronto
    beso

    J

  • Ari
    22 enero, 2014 - 20:09 Reply

    Llevo tiempo siguiéndoos pero nunca encuentro las palabras para describir la gran admiración que siento por vosotros. Pero la historia del gato me ha animado a explicaros algo que me ocurrió hace poco. El otro día estuve viendo AVATAR con mis hijos y no dejaba de pensar en ti Jano. Somos prisioneros de nuestro cuerpo pero amos de nuestro espíritu y AVATAR es un verdadero ejemplo de ello. . Lo bueno que saco de tu enfermedad es que aun mantienes tus sentidos, el tacto de tus hijos, la brisa en tu rostro, la música….como vibra uno con una buena canción, el olor de un buen plato, el sabor de los besos. También recuerdas los momentos y los retienes en tu memoria, hay quien deja de ser porque olvida hasta quien es. Solo puedo ayudar con esto, prueba de ver AVATAR y a eso le sumas un pequeño canutillo y a disfrutar del momento con tu maravillosa Natalia!
    Os quiero y no os conozco
    GRACIAS

  • Itziar Iglesias
    16 enero, 2014 - 07:06 Reply

    Queridísimo Jano,
    Valientes palabras, valientes hechos. Para mi, la aceptación no es una asignatura fácil, pensaba que aceptar y resignarse era similar.
    Cuando me he aproximado a ella y la he abrazado en algunas facetas de mi vida, me he sentido mucho más serena, más libre, más preparada y más atenta a la vida en vez de a mi propio ombligo.

    Gracias por SER y por ESTAR.

    Abrazos de 5!!!!!!

    Itzi

  • ALEIX
    14 enero, 2014 - 13:39 Reply

    Una abraçada molt forta valent!

  • Santi
    9 enero, 2014 - 09:03 Reply

    Solo puedo decirte que eres un ejemplo a seguir y una persona MUY VALIENTE.
    Mucha fuerza y muchos ánimos!!!!!

  • Lourdes
    7 enero, 2014 - 19:50 Reply

    Solamente quiero recordarte lo que tú ya sabes: NO ESTÁS SOLO!!!
    Te ha tocado la labor de despertarnos a todos. Sigue así que estás haciendo mucho bien a todos. Gracias

  • david
    7 enero, 2014 - 10:05 Reply

    Eres muy grande Jano, ánimo valiente!

  • Castela
    30 diciembre, 2013 - 18:44 Reply

    Gràcies Jano, per fer-me sentir més a prop de la gent que estimo i per ensenyar-me a veure que la vida és meravellosa. Una forta abraçada amic

  • Herminia
    29 diciembre, 2013 - 15:11 Reply

    No te conozco pero, si me lo permites, te digo ánimo. Me encanta lo has escrito. Con sentimiento, profundo y muy conmovedor. Un abrazo.

  • BELEN TRIVIÑO FERNANDEZ
    29 diciembre, 2013 - 15:07 Reply

    Jano, no te conozco personalmente pero tengo amigos que si te conocen.

    Te sigo a través de tu web. ERES MUY GRANDE. Mientras hay vida hay esperanza, así pues adelante entre luces, sombras y penumbras.

    Ánimo Jano, a por todas!

    Un abrazo

    Belén

  • Viky NB
    28 diciembre, 2013 - 08:30 Reply

    Te envio un beso enorme, el beso que no me acerqué a darte personalmente en el Palau, y un abrazo de esos que nos explicabas tan profundos y suaves

  • Ana de Lacalle
    28 diciembre, 2013 - 06:38 Reply

    No está escrito cómo debes afrontar tu “estar enfermo”. De la misma manera que has inventado hasta ahora como vivir tener la enfermedad puedes seguir inventando: para reír y disfrutar al máximo durante el día, la oscuridad de la noche nadie va a poder evitarla, pero sí puedes evitar que todo el día se vuelva oscuro. Tú sabes mucho de inventar, tendrás que adaptar esas actividades a lo que puedas ir haciendo, pero seguro que se te ocurre como llenar tus días de sonrisas, carcajadas y plenitud…entre Natalia, tú y los crios seguro que seguirás lleno de luz -aunque con sombras-

    Un beso fuerte!

  • Marta
    27 diciembre, 2013 - 21:16 Reply

    Jano, eres un ejemplo de valentía y superación. Y de amor… Desprendes amor y te vuelve con creces. Con tu ejemplo nos estás enseñando a muchos a vivir el presente y a aceptar aquello que no podemos cambiar con el mejor ánimo y con una sonrisa. Gracias de corazón.

  • Blanca NB
    27 diciembre, 2013 - 16:50 Reply

    Te queremos Jano. En la realidad, en la penumbra, en los sueños, con tus torpezas y en tus destrezas, en cualquier salto y en todas partes. te queremos Jano. Mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *